Sunday, May 20, 2007

Amor o Venganza

Hay muchas cosas buenas y muchas malas en esta vida. El amor es una de las cosas más pura y hermosa que existe. En la forma que sea el amor es bueno, para quien sea también es bueno. Tu amas a tus padres, a tus primos, a tus hermanos, a tus hermanas, a tus primas, a tus amigas, a tu amigos, a tu novia o novio, a tu esposa o esposo, etc. El amor es muy bonito hasta si no nos lo corresponden, porque si podemos crecer de esa situación se le saca algo productivo a todo, un aprendizaje. Pero algo malísimo que estoy viendo en este globo gigante que llamamos mundo, es que aquí se vive de la venganza.

Si vivimos mas pensando en que te haré porque me hiciste, a te voy a amar aunque sufrí. No es torturarse, si no te aman vete del lado de esa persona, pero si no te ama no es para activar al ejercito chino para ponerle bombas nucleares a esa persona. Yo no soy participe de la guerra, mucho menos la guerra que llevamos en nuestro diario vivir. No me gusta traer a Irak a mi casa. Si la relación no funciono, esta bien, acabémosla antes que nos acabemos mutuamente. Claro esto es un pensamiento muy maduro y que se aprende con el tiempo. Porque tienden a estirar la relación hasta que ya no se aguantan el uno al otro. Entonces, cambiamos amor por venganza, “el me dejo, pues no le voy a dar la casa”, “ella me dejo pues le voy a pasar por el lado con esta mujer que se ve mejor que ella”, “el me dejo no lo dejare ver sus hijos”. Aquí lo mas idóneo es decir esta frase que se ha hecho popular “Que nos pasa Puerto Rico…”, si que nos pasa, porque cambiar de sentimiento como un bipolar cambia de animo. Este es el error más típico que se ve en las relaciones interpersonales de nuestro pueblo. Todos los días vemos violencia en las parejas, hombres abusando de mujeres, mujeres que tiene que terminar siendo una “Lorena Bobit”, insultos a granel, como si te amo fuera una palabra soez y te odio el mas romántico adjetivo. Si las relaciones van a terminar así, pues sinceramente no quiero tener una, para que para vivir un paraíso por unos meses y luego vivir un infierno, mejor no, mejor solo en un mundo normal a que el final de la película sea un “thriller”.

Ahora bien, eso es en los rompimientos, pero se han percatado de la venganza dentro de la relación. Cuando aun no se ha terminado el “amor”, frases típicas surgen, “como el no quiere que yo haga esto lo voy a hacer”, “como ella no me hizo caso me voy a beber”, “tu tienes que hacer militarmente lo que yo diga y punto”. Esas son algunas de millares que se pueden escuchar. Y es que definimos el amor como dominación, entonces ante el mundo queremos parecer los que llevamos las riendas de todo, poder decir: “mi mujer hace lo que yo le digo” o que tus amigas digan “ mija’ ese novio tuyo lo tienes en la palma de tu mano”. Pero eso es fructífero, se genera algún tipo de satisfacción que yo no conozco el dominar así. En realidad no entiendo el empeño en dominar, algo que es de dos, porque si las relaciones fueran para dominar uno, no serian de pareja. La relación no es un empleo, que el jefe por definición manda al empleado. Una relación ambos son jefes y ambos son empleados. Ni uno es más que otro ni otro es más que uno. Ese error es el más típico y el que lleva las relaciones al párrafo anterior. Queremos llevar una relación romántica como la hubieran llevado Bush y Osama. No nos preocupamos por lo que desea la pareja, por lo que necesita, solo queremos hacer lo que le molesta, desquitarnos. No me refiero a que todos son así, porque habemos muchos que pensamos en la otra parte de la relación, pero si somos insatisfechos por mucho tiempo, si nos maltratan el corazón, si no se preocupan por lo que nos satisface en todos las connotaciones de la palabra, si no se preguntan que nos hace felices, pues nos cansamos. Bien lo dice el refrán: “no hay mal que dure cien años, ni idiota que lo soporte”. Debemos luchar mas por el amor, dejar de querer dominar todo como malo de película de niños, y comenzar a amar de verdad. Este mundo seria mucho mejor si dejáramos un poco de ese odio que albergamos en los corazones.

Amen sinceramente, de corazón, entréguense total, en cuerpo y alma y verán que aunque no dure mucho disfrutaran el tiempo que dure. Hay que aprender a ver las cosas como son, si no duro toda la vida: “alégrate por lo que fue, y no te frustres por lo que no fue”. Hay que aprender a valorar lo que tenemos y luchar por eso. Aprender a amarnos para poder explicarles a la pareja como se ama un yo o un tu. Y como se nos satisface en todos los sentidos, como se nos hace feliz. Nunca debemos sacrificar lo que nos satisface o hace feliz por nadie, para estar con alguien. Ese alguien si nos ama hará lo necesario para lograr satisfacernos, lograr nuestra felicidad. Alguien que se dedica a buscar peros, errores, hacer lo que no nos gusta, que no se preocupa, eso no es una persona que nos ama. Saquen fuerzas y olvídense de ella, mas adelante encontraran alguien que haga todas esas cosas y haremos todas esas por ella.

Pero por sobre todas las cosas y situaciones: amemos.

Original por: Jorge Díaz – domingo 20 de mayo de 2007
Editado por: Gina Ortiz –

Amor Platonico

Es como un gran golpe eléctrico
Cuando tu pasas por ahí caminando
Mi corazón palpita cada vez más rápido
Por que no creo lo que veo, mi amor platónico

Eres una gran fiesta una felicidad
Con tu presencia se anima cada sentido
Es tan rico que no se si es realidad
Por el gozo que siento al vivirlo

Acaríciame como el viento al aire
Bésame con esos labios tan deseables
Con esos ojos brujos Mírame
Que necesito de ti mi gran amore

Golpéame con tu presencia
Que aunque no te puedo tener
En mi vida es la esencia
El poco tiempo que te puedo ver

Llegas con tu actitud imponente
Enamorando todo a tu paso
Cada paso que das con seguridad
Recitando un poema ante los hombres

Se que nunca podré tenerte
Porque el destino así lo prefiere
Me tengo que limitar a observarte
Y desear lo que no tengo inevitablemente

Regálame lo que es imposible
Regálame lo insaciable
Un beso de esa boca
Una caricia irresistible

Pero se que tengo que conformarme
Con que todo este amor es ilógico
Tu amor y besos son imposibles
Porque eres lo que eres mi amor platónico

Jorge Díaz