Tuesday, May 22, 2007

Escasez, tabúes y crianza

A diario vemos noticias de niñas teniendo niños, menores siendo guerrilleros, futuros delincuentes teniendo problemas en la escuela, pero, ¿nos detenemos a pensar como sucede esto? La forma mas sencilla es culpar a los padres o familiares, y en los cerebros mas ingeniosos le echan la culpa hasta los políticos, religiosos o artistas de cine. Pues en realidad todos tenemos culpa de lo que sucede. Me cansa escuchar esas malas noticias, me cansa escuchar los lamentos, me cansa escuchar la impaciencia, me cansa la escasez de mente, vivimos un mundo que queremos pensar cada día menos. Quisiéramos vivir a cuenta de los otros, que lo hagan todo por mí, que piensen por mí, que los cuiden por mí, que los bañen por mí, aja pero te pregunto, ¿quieres que los hagan por ti? Te puse a pensar lo se, aunque sea un insulto para mi persona pero te puse a pensar, así que logre mi propósito, aunque sea para algo negativo logre que esas neuronas, aburridas por el no hacer nada, borrachas o quemadas con un viajecito se acordaron que sirven para algo, para pensar.

Ahora bien, deberían pensar cosas positivas, el ser humano utiliza bien mínimo su cerebro, y cada vez lo queremos usar menos. La escasez mental cada día nos abarrota, es como la sequía, como una plaga que nos va comiendo y dominando con el pasar del tiempo. No pretendo parecer un aburrido latoso que da muchos sermones, pero si de verdad quieren como dicen a sus hijos, sobrinos, familiares hay que detenerse a pensar. No es hacerle una fiesta espanpanante que salga en los periódicos, es darle las armas para batallarse en esta guerra diaria llamada vida cotidiana. Hay que enseñarlos a ser actores en esta comedia llamada vida. Entonces, ¿Qué hacemos? Matar a todos los que creemos que hacen las cosas mal, emmm no, porque eso es relativo al ojo humano y terminaríamos extinguiendo la raza humana.

Bueno, para mi un tremendo comienzo es cogiendo todos esos tabúes y encarcelarlos. Esos complejos y censuras son los culpables de mucho de lo que nos sucede. Mucha de esa barbarie que vemos a diario es culpa de esas limitaciones. No corriges nada dándole una golpiza a un niño que se roba un dulce de una tienda, al contrario creas coraje, y una motivación para hacerlo nuevamente sin que lo vean, creando indirectamente a un futuro ladrón o delincuente. Tenemos que empezar por explicarle las cosas como son. No golpearlo y si acaso después decirle. Después de la golpiza el daño esta hecho. Hay que empezar explicándole lo que no se hace, porque no se hace, pues el menor no nace aprendido. Lo mas seguro tu eres así de agresivo con el porque así fueron contigo, pero y cuando se rompe tu cadena, cuando cambiamos golpes por enseñanza. Hay que poner un alto a la violencia, no juzguemos al que mata si cuando tenemos coraje le damos una golpiza a uno que nació de nosotros.

El sexo es uno de los tabúes que por siglos ha existido. Cosa que pienso esta muy mal. El sexo, la sexualidad como enseñarlos a comer en un restaurante se debe hablar abiertamente. No me refiero a coger el menor y ponerle una película porno, NO, sino que educarlo. Enseñarle lo bueno y malo de eso, no decirle que es como un demonio eso, porque si le decimos que es malo 10 veces en la calle hay unos zorros apostándoles a que es bueno 100 a 1. Enséñenle a conocerse, a entenderse, los seres humanos son sexuales, y eso no lo quitara nadie nunca. Así que pues mejor es enseñarles a entender eso, lo que sienten, lo que viven, y no tratar de taparlo creando una barrera entre la comunicación de padre a hijo. Si la comunicación se puede dar sin peros, las dudas se solucionaran antes de probar a ver que pasa. Entonces crearas una madurez en el menor o la menor. Si decide probarlo antes de que nosotros creamos correcto, por lo menos será porque quiere y no porque lo obligan, por presión de grupo. Esto hace el suceso menos malo, hace que el menor sea más conciente, se cuide, y hallan menos niños siendo padres o madres. El sexo no debe ser barrera entre las personas, no debe dividirnos, es un tema como cualquier otro. Pero los tabúes son los que hacen que el sexo sea un tema llamativo pues no se puede hablar con todos ni en todos los lugares. A todos nos gusta, como dije antes somos seres sexuales, pero ustedes creen que las películas con alto contenido sexual, la música, vendería tanto si el tema se tratara con mas naturalidad. Seguro que no, las empresas no generarían dinero si hablan de cómo comer, como dormir o como comportarse. Generan millones con lo prohibido, con los tabúes.

Otro tabú reconocido mundialmente son las drogas. Este es uno un poco más hablado que el sexo, pero aun así es un tabú. Los padres evitan fuerte mente hablar de las drogas, y si hablan lo hacen de forma regañadiente. Ese es otro error en la comunicación. Nunca hables de un tema con tono de regaño, dañas el contenido de lo que hables. Puede ser el mejor consejo, pero con el tono inapropiado y no servirá de nada. Las palabras que permanecen son las que rompen la barrera del tiempo y permanecen en nuestros corazones y mente. Hay que enseñar a los hijos a ver todo ese mundo como algo real que tenemos a nuestro alrededor pero lo cual nos hace daño. No apoyo el uso de drogas, pero tampoco los margino ni los juzgo. Cada cual con su forma de solucionar sus problemas o de buscar más. Tenemos que lograr que nuestros hijos vean esto así, como algo dañino pero no es que si la tenemos de frente saldremos corriendo como si viéramos al diablo. No todos los que la usan son personas que se catalogan malas. Yo los veo como si tuvieran una enfermedad, acaso alguien con un virus le huimos, no, pues al usuario no hay que huirle, solo lograr que nos respete. Eso es lo más importante de todo esto, lograr rechazar el uso sin que dejen de respetarte. Eso se gana con la actitud que uno mismo proyecte. No le tapemos ese mundo, porque le taparíamos el mundo real, mostrémosle la verdad, pero mostrándole salidas diferentes. Se puede convivir con ese problema, aceptándolo, lograremos más que rechazándolo. No le digamos eso es malo y punto, expliquémosle porque, el efecto de las drogas no es muy complicado hacerlo entender. Démosle alas para volar entre los humos de discordia y violencia.

Las drogas y el sexo no son todos los problemas, ni son culpables de nuestras penas. La escasez de comunicación, los tabúes son los causantes de que la crianza se pierda, que la crianza se destruya, se pierda el camino o se apague la luz. Estos dos temas podemos hablar vidas de ellos. Pero creo que con esto llego a mi punto, seamos mas abiertos, evolucionemos con el mundo, y podremos crear algo mejor para ellos. Es mejor evolucionar y enseñar bien a aferrarnos a una enseñaza de antaño que ya no funciona. Los problema no eran los mismos, las personas no eran las mismas. Cada día es diferente al otro, cada problema se resuelve diferente. La violencia genera mas violencia, no digan si o no y ya, digan si por esto o no por aquello. Si explican bien, con un tono apropiado el menor aprenderá de una forma espectacular. La mejor enseñaza proviene de la buena comunicación, y el mejor consejo es decirles que no nos imiten. Tenemos que crear personas independientes y originales. Que vean lo bueno y lo malo de cómo somos y traten de mejorar, no de igualar. Si logramos que ellos comprendan que no somos perfectos pero tratamos de ser buenos padres, tíos, tías, abuelos, etc., ellos comprenderán la verdadera crianza, seremos más convincentes a la hora de aconsejar. No es tratar de ser perfecto, sino que llevar bien el mensaje. Espero poder ser un buen padre algún día, espero ser un buen tío desde ayer, y si logro ser abuelo mejor aun espero ser. No quiero perfección solo quiero buenos consejos para dar, demostrarle que aunque he cometido, cometo y cometeré errores tengo buenas intenciones. Que no existirá tema que cree barreras entre nosotros. Quiero ser mas amigo que familiar, quiero tener su confianza siempre. Los temas no deben ser divisiones entre nosotros. Encarcelemos al tabú y la escasez, para que la crianza y la comunicación se de.



“No dejemos que el perverso sexual le enseñe a nuestros hijos, no dejemos que el vendedor de drogas le explique lo de ese tema a nuestros hijos…”

Original por: Jorge Díaz – martes 22 de mayo de 2007
Editado por: Gina Ortiz –