Friday, August 24, 2007

Puerto Rico o Iraq

¿Dónde prefieres vivir, en Puerto Rico o Iraq? ¿Dónde prefieres pernoctar, en Puerto Rico o Iraq? Yo realmente no tengo idea que contestar. Amo a mi patria, la adoro, pero porque aquí nace tanto kamikaze musulmán si estamos en el trópico occidental. No entiendo a veces la humanidad, vivimos en una isla maravillosa, pero, ¿por qué nos encanta destruirla? Realmente la gente se queja de la guerra, pero, ¿que es esto que vivimos? ¿Como llamamos a nuestro diario vivir? Estas preguntas son bien básicas, y me las hago a diario. Si no fuera por grandes fuentes de felicidad, mi mente seria un caos. Pero vean un poco de lo que mi cerebro produce cada vez que salgo a la calle.

Para mí el diario vivir que tenemos actualmente es casi peor que lo que se vive en Iraq. Ok, no tenemos bombardeos pero tenemos masacres, tiroteos. No es por petróleo, pero es por otro combustible, la droga, química que mueve masas a la gran destrucción. Eso lo podemos observar. Hasta grandes músicos se consumen en esa basura que muchos llaman “viajecito. Esa basura que muchos venden y se lucran de la destrucción de otro ser humano. Como eres capaz de denunciar a Bush, sí autodestruyes tu barrio, autodestruyes tus vecinos, y a su vez, otro como tú autodestruye tu familia. Tengo familiares, amigos, conocidos, que sufren esos embates, caen sumisos ante tan vulgar tentación. Esa que nos mata poco a poco como gas lacrimógeno en bóveda de presidiario condenado a la pena de muerte.

Por esa basura convertimos las calles en campos minados. No sabemos cuando saldrá un matón a cobrar una deuda y por ver, nos quieren cegar matándonos también. Por ver que es un Don dado por Dios y debe ser quitado por él. Sí, tú mismo que matas sin compasión, conviertes tu Isla en un campo de batalla. Ya es un problema salir, pues los ánimos belicosos que tú fomentas convierten una mirada en un “nebuleo”, como tú mismo le llamas. Deja las idioteces. Abres la gran boca a criticar gobiernos, políticos, pero ¿y tu, qué haces por mejorar? Nada, aumentas los problemas.



Ah, pero lo resolvemos diciendo, ¿quién trajo las drogas al barrio? No fuimos nosotros. Tienes toda la razón, no las trajiste tú, ni yo y tal vez, ninguno de los lectores. Pero tú (refiriéndome a los que la venden) te has encargado de que así como vinieron, se queden. Las drogas son el arma más tenaz que han utilizado contra los Estados Unidos, y por consecuencia del “enguaretamiento” que tenemos con ellos, a nosotros también. Esa arma ha consumido bastante nuestras vidas; muertes, vicios, dependencia, enfermedades. ¿Todavía siguen pensando que las bombas son un arma cruel?

Toda esa química que lleva congestionando la calle de la vida, todo ese humo reciclado de otras narices, toda esa bebida añejada es la causante de que vivamos tan agresivamente como lo hacemos. Y se que todos no son parte de la agresividad diaria, pero una gran parte de nuestro pueblo lo es. La prueba básica se encuentra a diario en los diarios de noticias. La bitácora de la crueldad, injusticia y barbarismo. Porque es ya hasta asqueante leer la mitad de los periódicos, ver la mitad de las “noticias” televisivas. Es más, si decidieran hacer un "reality" de terror, lo podrían hacer simplemente colocando cámaras en las calles y el “show” correría solo.
Pero ahora en serio, se puede ver a diario las olas de violencia, maltrato de menores, abuso sexual de parientes y no parientes contra menores, violaciones de mujeres, actos lascivos de religiosos, maltrato contra la mujer, asesinatos por drogas, menores matando menores, menores agrediendo y hasta matando a sus maestros de escuela, y la última, policías matando por matar. Esto es toda una guerra, un “Royal Rumble”. Yo creo que ni en Iraq se ve tanta violencia. Me abochorna tanta cosa negativa, no me siento ni humano al ver como son tan morbosos, y luego, hasta algunos venden videos de esta morbosidad diaria. El refrán ya no debe decir “quiero ganarme el pan nuestro de cada día”, sino la muerte nuestra de cada día.

Entonces, ¿qué hacemos? Culpar a Aníbal o el que esté, por todo; culpar a Bush por los soldados caídos; culpar a la droga. Pero veamos más allá de las narices, ni sacando a Aníbal, ni a Bush ni implorando nazca un súper héroe vamos a cambiar esto, solo lo lograremos nosotros mismos, sin ayuda de nadie. Hoy tú, mañana yo me uno, mañana otro y así podrá alguna generación subsiguiente ver un progreso. Yo no sé si yo llegue a ver un Puerto Rico más pacífico, pero por medio de esto intento, aunque sea, mover un corazón embriagado de ira y lograr que se detenga. Quisiera ver regresar a todos los soldados, regresar sanos, a todos nosotros regresar sanos en la tarde, que en los hogares se fomente amor, no guerrear. Quisiera ver tantas cosas, no sé si se me conceda ese deseo, pero en mi camino intento hacer lo mejor que puedo. Mi estadía aquí en este mundo terrenal quiero vivirla plena. Me preocupa el ambiente, pero no me cambia el ambiente.

Original por: Jorge Díaz – viernes 24 de agosto de 2007
Editado por: Gina Ortiz –