Wednesday, February 27, 2008

¡Cuando un pelao’ como yo, va a un fashion show!

Les voy ha hacer un cuento, basado cien por ciento en la vida real. Solamente es una historia de vivencias y experiencias. Muchas veces me sorprendo cuán camaleón puedo ser. Pero no existe sitio en el que Jorge no se pueda reír. Bueno, les miento, el cementerio o la guerra serían las excepciones. Pero, voy a contarles de la manera más jocosa que pueda lo que viví ayer, mi experiencia religiosa con los “fashionistas”.

Primero, la localidad fue la bolera de Plaza Las Américas. El ambiente estaba “seteado”, pero la coordinación todavía no había llegado. Luego de entrar por las puertas y dirigirnos al área designada, nos detienen pues las que dejaban pasar a las personas no sabían de la existencia de unas ciertas taquillas. Luego de averiguar, convirtieron mi taquilla “V.I.P.” en un sobre archivado. Pero nada, entramos y buscamos “el mejor lugar” para sentarnos. Allí nos sentamos y comenzamos a observar todo. Primero, uno se fija en la decoración, luego hace suposiciones de cómo será el “show”. Comienza a perfilar los distintos personajes de esa obra de teatro. Unas pruebas de cámara para que cuando comience el “show” tener las mejores tomas.

El espectáculo estaba pautado para las 8:00pm, cosa que sabrán no fue así. Esperamos más de hora y media sentados. Vimos como llegó todo el mundo, como algunos de los personajes fueron sentados (“los más importantes”), y para entretenernos, nos llevaron unos tragos, con alcohol por supuesto, porque hay que estar “in”. Luego del primero, vi pasar un sinnúmero de personas sirviendo uno y otro sin percatarse que las dos “baby fashionist” y yo estábamos allí. Me sentí pintura por un momento. Hasta que luego, llegó un “ghetto” mesero, que ese sí nos vio y se ocupó de saciar nuestra sed.

Entonces, fue cuando llegó una “reportera estrella” a cubrir la noticia de gran importancia para la sociedad puertorriqueña, un fashion show. Si no se cubre esto mañana amanece el país desconcertado, amanecemos sin norte. Pero bueno, basta de ironías. Seguimos viendo los desempeños de la reportera, que sólo les puedo decir “te lo vendo al costo”. Siguió llegando personas, y como en toda actividad había unos fotógrafos de www.fotocomemierd.com retratando a los más importantes primero. Claro, que para que no haya una huelga en la bolera y se formara la línea de piquetes retrataron a los no importantes, a los denominados del “ghetto”. Y ahí me deslumbré, aprendí unas técnicas de Fotografía 101, (¿Cómo posar para parecer modelo de catálogo de JcPenny?) con un tipo que hablaba con todas las “modelitos” como si por su boca saliera azúcar y ellas fueran hormigas, que por cierto, tenía aspecto de protagonista de novela fresita.
Luego de esos dramas, y una larga espera, comenzó el tan esperado “show”. En realidad la pasarela estuvo muy buena, modelos que sabían lo que hacían, otras que se confundieron, pero todo muy normal. Como hombre pues hubo ropa que se veía atractiva al ojo, otras no. Pero lo más gracioso fue que, como otras veces, las modelos como que tienen prisa. No se si estoy acostumbrado a ver la televisión, pero van bien rápido, como si las estuvieran esperando en el vestidor. Como siempre, lo que predominó fue la mujer flaquísima, pero bajita. Había hasta una que su muslo podía ser brazo de cualquier hombre no tan grueso. Luego de estresarme, pues como modelaban casi corriendo retratarlas era difícil, además de que como no soy fotógrafo profesional, tengo que soportar que los que lo son se me paren al frente y tapen todos los buenos ángulos.

Cuando esto concluyó, vino el momento de la crítica. Todos, fashionistas como no fashionistas hicieron sus escogidos de lo mejor y peor. Mientras esto sucedía, la pregunta rondante era, ¿si podríamos entrar al VIP como decía la taquilla? Varias fashionistas (las no conocidas por supuesto) tenían esa inquietud. “!Hello! un VIP con Black-guayaba, ganadores de un Grammy Latino, ohhh my god!, yo tengo que estar ahí”. Pues luego de parecer perros con hambre, mami fashion dijo “suban que ustedes andan conmigo”. Subimos al área VIP, me sentí exclusivo y todo (no me crean), pues ahí comenzamos a desplazarnos por esta otra pasarela de tragos caros, mujeres confundiendo verse fashion con estar casi desnudas, otras que se les olvida la edad a la hora de vestir, también pues los hombres no se quedan atrás, tan maquillados que parecían mujeres, o tan metrosexuales que se duda su inclinación. No tengo nada contra los “gays”, pero si se es una cosa, se es una cosa, no andas titubeando entre dos cosas. Ahí también se pueden observar las pirañas saliendo de caza. Y todo se armoniza con una picadera y unos tragos en copas de cristal para verse más “fishu”.

Pues, le tocó el momento a Black-guayaba, pero cabe mencionar que de perro hambriento esperando subir pasamos a estar a 5 pies de los ganadores de un Grammy (¿se supone que me sienta mejor ser humano por esto?). El show estuvo bueno, no lo niego son buena banda, pero nada de morirme por ellos. Allí pues al principio parecía una banda de escuela porque nadie cantaba, todas gritaban pero no coreaban ninguna canción, pero ahí es que el agente alcohol hace su trabajo, porque como en la tercera o cuarta canción ya cantaban hasta los anuncios. Ahí comienzan a gritar y empujar por estar tan cerca que el sudor del cantante te llegue. Pero cabe mencionar un hecho, como efecto del agente “desinhibidor de acciones”, a una muchacha se le cayó el vaso con el líquido fabuloso, bañando con azúcar/alcohol a los cercanos. Molesta al fin no se disculpó con nadie, levantó el vaso del piso y el sobrante, como buena samaritana, lo echó en el vaso de su amiga (¡aunque usted no lo crea!). Buscó una servilleta y se limpió y siguió cantando. Luego, apareció una piraña que le compró otro vaso repleto del líquido perdido.

La banda siguió tocando, unas cuantas canciones más. Y al final hasta los hostigaron, se que se sintieron bien Ricky Martin por un momento. Casi al irse, comerciantes al fin regalaron unos discos, de ellos por supuesto. Y cuando dijeron “el que se acerque aquí se lleva un disco, las mujeres corrieron como si les dijeran hay diamantes en la tarima”. Luego de terminada la banda, nos dirigimos a un “spot” que no estuviera muy cargado para poder hablar. Ahí charlamos por un rato, luego nos marchamos de aquel ambiente tan chic, tan fisno. No lo niego me divertí mucho, pues ves las ironías de la vida. Vez que para algunas personas la vida es tan porquería que ni importa. Me doy cuenta cuan raro soy, cuan diferente, cuan único. Pues muchos de ellos esto que escribo les ofenderá, pues es su ambiente diario. Pero se ve que los matices de la vida son bien diferentes para todos. Es interesante como se ven tantos personajes, disfraces y complejos. Ya ahí tienen la historia de cuando un pelao como yo va a un fashion show. Disfrútense esto es para reírse, no se ofendan los fashinistas, esto es un disfrute.

Jorge Díaz

Tuesday, February 26, 2008

Jorge Luis Díaz Lebrón

Muchos me conocen, muchos no saben nada de mí. Algunos ni idea tienen de que me alegra o que me entristece. Para muchos sólo soy un blanco alto y pen*@$%. Pero admítanlo, lo mejor que tengo es que soy sincero. He tenido muchas cosas en la vida y otro montón me han faltado. Pero soy alegre con lo que tengo, he vivido y he logrado.

Soy ingeniero y escritor “wanabee”, a veces me creo poeta y artista grafico. Pero de todo esto lo más que me gusta es exponer una nueva forma de ver las cosas al mundo. Una forma a mi entender sana. El ser ingeniero me trajo cosas positivas, pero también muchas negativas. Como por ejemplo vivir la aceptación sólo por tener una cierta profesión, que la gente me vea como mina de dinero, que crean que soy especial por estudiar algo “difícil”. Pero, ¿cómo ellos miden la dificultad? ¿Qué saben ellos de si me dio trabajo o no? No soy mejor persona por obtener una profesión. Y detesto que alardeen con el nombre de mi profesión. Mejor alardeen si soy buen amigo, si soy inteligente, si soy humilde. La profesión es un medio interesante de obtener dinero. Yo hago muchas cosas más productivas fuera de mi profesión.

Tuve un “blackberry”, he tenido computadoras, tengo un carro y una casa que no quiero. He tenido muchas cosas materiales a lo largo de mi vida que mis padres se esforzaron por darme, pero eso son bienestares pasajeros. Nada de eso provocó una alegría en mí que no pasara de ser momentánea. Más feliz me hace ver a mis sobrinos, ver a mi novia, que me visiten mis familiares o amigos. Qué demuestren que soy importante, que no se sienten a esperar que yo sólo sea el que llame, que yo sólo sea el que visite. Eso sí llena un corazón. Qué se preocupen por algún evento mío tanto profesional como extra profesional. Qué me incluyan en sus cosas o me tomen en cuenta.

Otra cosa, ¿se han preguntado sinceramente qué me hace feliz? A los que les interesa por supuesto, porque sin saber la respuesta a eso me dicen que ya no hago esto o aquello. ¿Acaso saben si esto o aquello me hacía feliz sinceramente? Antes de cuestionar por qué no hago algo, se han percatado cómo ha cambiado mi felicidad de antes a ahora. Muchas veces nos apresuramos a llegar a conclusiones sin saber si el presente de alguien es su punto más alto en felicidad a lo largo de su vida. Detengámonos a analizar fulano está más contento, está mejor, que bueno que ha tenido esos cambios. Voy a verlo para deleitarme con su felicidad. Ahora bien, si lo vemos más triste, ahí sí podemos decirle por qué no te diviertes con nosotros como antes lo hacías.

Quién conoce tanto de la vida mía, nadie, sólo Dios. Sólo él sabe verdaderamente cuánto he errado, cuándo he sufrido. Sólo él puede exigirme levántate que ya has sufrido demasiado. No me arrepiento de mis errores, pero aprendí de ellos, y trato de no repetirlos. Estoy en un gran momento de mi vida pues estoy muy feliz. Tengo algo que nunca tuve antes. Y me lo gozo a diario, es un productor de alegrías constante, que llena el vacío que hubo en el pasado en ese renglón. Por primera vez puedo ser yo por tanto tiempo consecutivo sin causar molestia. He aprendido a lo largo de la vida a amarme como soy y aceptarme. De esa manera facilito a todos los que me rodean poder poner su partecita en mi felicidad, pues si sé lo que quiero sabré pedirlo.

Este mundo está lleno de porquerías, de insatisfacciones, de amor por el dinero, prejuicio y predisposiciones. Se llegan a conclusiones impropias, y resultados erróneos. Hay que aprender a conocer a las personas antes de lanzar un comentario. Dejemos el amor por el dinero a un lado. Usémoslo para lo que es, facilitar bienes. Amémonos como somos y podrán amarnos. Dejemos de buscar en las superficies lo que se encuentra en las profundidades. Comencemos a valorar esos detallitos como demostrar importancia. Seamos fuertes con la mentira y seducidos por la verdad. Obviemos un poco las cuestiones mundanas, dejemos paso a lo correcto. No seamos perfectos ni lo intentemos ser. La belleza la encontramos en las imperfecciones y las cosas únicas. Dejemos los disfraces guardados, luzcamos la gran cara que hay en cada uno de nosotros, la cara sincera.

Yo soy Jorge Luis Díaz Lebrón, seré siempre blanco, seré siempre sincero. Conozcan un poquito de mí: sufro, cometo errores, me levanto, amo y soy feliz. Las adversidades no abaten mi felicidad, sino que fortalecen mi alma. Mi entorno lo muevo a mi favor, trato de ambientizarlo conmigo. Soy muy feliz y me encanta lo que hago. Mi vida ha tenido muchas bendiciones, como una en especial que me he gozado. Gracias a todos por ser parte de lo que es Jorge hoy día. “Busquen satisfacer el alma, no los ojos”.

Jorge Díaz

Pancartas y enseñanzas

Pancartas, métodos de persuasión y mucha educación es lo que predomina nuestras escuelas en los últimos días. En mi opinión, hemos aprendido más en estos días que en meses en los planteles. Es triste y muy lamentable ver como los que dirigen nuestros niños se dejan llevar por un “doctrinador” y hacen un desastre nuestro sistema educativo que ya estaba defectuoso.

Primero, tenemos dos supuestos líderes midiendo fuerzas de quién es más fuerte. Por un lado, uno dice que no le quieren conceder sus peticiones, pero antes de que le dijeran que no, tenía la huelga planeada. ¿Casualidad? Por otro lado, tenemos uno que se quiere hacer el fuerte y utiliza métodos psicológicos para convencer al pueblo porque recuerden, esto es cuestión de política, y este año todo lo que hacemos tiene que verse ante los ojos del pueblo como bueno.

Ahora me pregunto yo, ¿es tan difícil ceder un poco? ¿Acaso lo importante aquí es la educación? Pues parece ser que ceder es como que imposible para estos dos señores egocéntricos. Su puesto no es ser el más que manda, su puesto es de facilitador para encontrar soluciones, no para buscar tranques y contiendas. ¿Por qué el ser humano le molesta tanto aceptar lo que otro dice o llegar a un acuerdo donde ambos ganen? ¿Por qué tiene que ser todo para un lado? Yo, yo, yo... ¡Maldito ego! Y ese ego que todos estos “líderes” tienen es el que tiene a nuestro Puerto Rico estancado. Cuando tú caminas, ¿la pierna izquierda cela la derecha porque la moviste primero? ¿La pierna derecha le pone trabas a la izquierda para ser ella la que mejor se mueve? No, se mueven ambas para desplazarte más rápido y con facilidad. Pues para que aquí haya progreso deben dejar de ponerse piedras los unos a los otros. Deben dejar de insultarse, deben dejar de medir fuerzas. Hay que comenzar a caminar juntos, a movernos juntos hacia el mismo sitio. Mientras uno avance y el otro lo vele para hacerlo caer, seguiremos cayendo como pueblo.

Y si lo importante es la educación, ¿qué hacen los maestros piqueteando y haciendo revuelo? Si los niños ven que su “maestro” por inmaduro se va a una línea de piquete, insulta al que quiere dar clases, y hasta lo agrede, ¿qué él va a aprender? Si no me dan lo que quiero te agredo, te impido tu libre albedrío para que tú o alguien me dé lo que quiero. Así no podemos vivir el país. En una población no se puede complacer al 100% de las personas. Y tenemos que acabar de aprender esto. Dejemos de ser el bendito parásito de los gobiernos. Aprendamos que los gobernantes están para llevar a acabo agendas, y debemos exigirles que hagan el bien común; pero de ahí a que nos complazcan es otra cosa. Exijamos herramientas para mejorarnos como seres humanos y pueblo. Así que maestro, dale las herramientas a la sociedad del futuro. No le des las armas para la guerra, sé un buen ejemplo porque quien sufre al final de todo son los niños. Viendo como se empujan, insultan y juegan con su propio futuro. Exige que seas recompensado por lo que haces, pero si exiges ser recompensado hazlo bien. Qué esos niños salgan llenos de sabiduría y fuertes ante las adversidades.

Qué se lea en las planas que aquí la educación es un éxito, pues el éxito de ella es el éxito de ustedes mismos. Una línea de piquete no te traerá más que problemas, confrontaciones y tal vez, 200 dólares mensuales. Pero, ¿qué le trae a tus hijos, los hijos de tus vecinos, amigos y desconocidos? Les trae lagunas mentales, una sociedad agresiva que todo lo que quiere es le complazcan en todo. Aprendamos y enseñemos el diálogo. Guerreando sólo se ganan cicatrices, experiencias negativas, recuerdos tristes. Hablando, nos entendemos, nos aceptamos, nos aprendemos a amar. Maestro, que tu línea sea entre la pizarra y los estudiantes para que ellos puedan ser mejores líderes en el mañana. Qué tu enseñanza sea amar, crear y progresar.

Jorge Díaz

Thursday, February 21, 2008

Amar

Amar es necesario
Amar es justo
Amar es mucho
Amar no esta en el diccionario

Amar es sufrir
Amar es llorar
Amar te hace reír
Amar te hace amar

Amar limpia tu alma
Amar trae tu calma
Amar no es color de rosa
Amar lo necesitamos ahora

Amar es negro y rojo
Amar es blanco y puro
Amar necesita este mundo
Amar nos abre los ojos

Amar nos lleva a luchar
Amar nos hace crecer
Amar es como poder ver
Amar es el odio capar

Amar es pasión
Amar es sabiduría
Amar es hacer que ría
Amar es virtualizar el corazón

Amar es un segundo de felicidad
Amar es un grito de alegría
Amar es un detalle de la vida
Amar es verbalizar una caricia

Amar es necesario e imprescindible
Amar es lo que arreglaría esto
Amar es una gota refrescante
Amar es tranquilidad en este cuento

Amar es una gota de pasión
Amar es una pizca de cariño
Amar puede ser entre dos
Amar puede ser entre un familión

Amar no es color de rosa
Amar nos lleva a regalar una rosa
Amar nos hace sensibles y fuertes
Amar es físico e incoherente

Amar es inexplicable
Amar es más grande que grande
Amar es más que amar
Amar es el mar del mar

Jorge Díaz

Tuesday, February 19, 2008

We have a jumper

Siento un frio que entra por las piernas
La conciencia no me deja pensar
Las decisiones anteriores me han llevado hasta acá
El torbellino de la vida conmigo quiere arrasar.

Varios meses de agonía llevo viviendo
A ti te lo decía con mis labios cerrados por miedo
Escucho sonidos borrosos a lo lejos
Miro hacia ti con pena pues me avergüenzo

Has ignorado cada una de mis llamadas
Si, lo sé, estás ocupado en tu vida cotidiana
Tampoco he levantado la voz para que me escuche tu alma
Sólo susurro día a día que mi vida está en llamas

Hace mucho tiempo trato de convencerme
Que esto que hago no es la mejor solución
Pero el tiempo por más que corro me devuelve
A la misma cobarde situación

No tengo la valentía que tú tuviste
Lloro desconsolado por mis flaquezas
Me acerco más a la franqueza
Cuando sólo hablo con mi yo

Porque no aprendí a quererme como soy
A entender que todos tenemos días grises
Que la solución buena no es la más fácil hoy
Que los problemas son parte para ser felices

Sé que soy egoísta al pensar en esta solución
Pero tantos meses hablándote en silencio
No escuchaste que se acercaba la culminación
De una vida que tal vez ni te enteraste que siguió

Muchas razones otras pueden haber
Desde económicas hasta falta de placer
Todas terminando en la solución
Más sencilla y cobarde que puede haber

Esto le toca a grandes y chicos
Pues nunca sabrás cuando a mí me has herido
En la vida ajetreada pocas veces nos detenemos
A ver que decimos o que hicimos

Sólo me acerco al final de este trayecto
Yo no lo comencé pero decidí terminarlo
Sólo por creerme ser dueño de algo
Me acerco al borde y se siente más frío
El viento se intensifica igualmente el ruido
Sigo viendo borroso el suelo pues desde aquí, casi ni te veo
Todos me hablan pero no los entiendo
No puedo creer que tantos me miren a mí
Me llevaré esta imagen conmigo
¡Perdóname Dios mío!

Esto es sólo un ejemplo, pero en este tema debemos coger conciencia. Hay que cuidar lo que decidimos, callamos e ignoramos. También, hay que entender que un problema no es el todo de la vida. Después de un gran problema hay una gran felicidad. No dejemos vencernos por simples cosas cotidianas. Ni las deudas, ni malos amores, ni el padre o la madre que te ignoró en un punto, valen la pena para que tu entregues tu vida. La vida es un regalo, y no somos quiénes para decidir cuando se acaba. La vida no es un peso para cargar, es sólo eso, una vida, vívanla, eso es todo. No es lo más sencillo, pero se puede hacer. Si hacemos la diferencia, lograremos un cambio en este mundo tan violento que estamos viviendo. Amémonos por como somos, lo que tenemos, y lo que no tenemos, por estar solos o por estar acompañados. Amemos cada detalle de nuestras vidas. No desperdiciemos una lanzándonos al vacío del suicidio. Aquí tienen un oído, un amigo, un luchador como ustedes en este mundo. Lucho por mi felicidad, vivo la vida…

Jorge Díaz

Detalles, hijos y crianza

Muchas veces no nos damos cuenta de que las sencilleces son las que afectan los futuros. Y que cosas tan normales afectan la psiquis de los seres humanos. Algo tan sencillo como nacer entre 2 hermanos o hermanas, si no se trata con pinzas, se puede convertir luego en un problema. Pensarán que me volví loco, pero no es así. Tan simple como un desvío de atención afectaría toda la psicología de un ser y su comportamiento en la sociedad.

Cuando tú eres el único niño, hay que saber criarte pues puedes convertirte en un engreído. La atención completa de tus padres es para ti, por ende puedes creer que todos tienen que tratarte de igual forma. Todo para ti, nada para los demás. Esto sucede muy a menudo, pero no todos los engreídos son hijos únicos. Hay que inculcarle cierto sentido de responsabilidad y de independencia al niño para que él se desenvuelva sólo y no espere que se lo den todo masticado y digerido, listo para él.

También cuando hay dos niños hay que tener en cuenta que dividir el amor es cosa difícil. Incluso cuando llega un hijo o hija hay que balancear entre ser padres y ser esposos, pues no debemos dejar a un lado la relación matrimonial para ser padres. Hay que hacer las dos cosas paralelamente sin que una afecte la otra. Asimismo, cuando hay 2 niños hay que dividir la atención y el cariño para ambos. Estar bien pendiente a ambos, que no afecte la hermandad entre ellos el trato que los adultos le dan a cada cual. Hay que enseñarlos a amarse mucho y a cuidarse. Que el amor de ustedes como padres es el mismo para los dos, que ambos tienen que ser independientes porque algún día tendrán que desenvolverse solos, ya sea viviendo con sus padres como viviendo solos. La mayoría de los menores empiezan a desenvolverse solos desde que entran a la escuela, pues ahí interactúan con personas extrañas y no están los padres para resolverles la vida. Debemos dejar que eso suceda antes, en la propia casa. Que aprendan a hacer cosas por ellos mismos, a ganarse un premio, a ayudarse mutuamente. Que ninguno es mejor que el otro. Que son dos seres completamente distintos e igual de especiales. No usen la frase “fulanito hace tal cosa”. Y por sobre todas las cosas, explique los por qué de todo, desde el comienzo. No es lo mismo recibir un castigo con razón a recibirlo sin saber que se hizo mal. Esos detallitos van a afectando el amor, que cuando niños es una acción simple y la realizan sin ningún problema, sólo que estos detalles lo van a afectando y cambiando.

Ahora bien, cuando son tres lo peligroso es el hijo del medio, pues ya el mayor tuvo su momento el del medio típicamente cuando está en su momento se entera que viene un tercero que “le quitará la falda”, como dicen. Eso crea celos, deseos y sentimientos negativos. Hay que enseñarle que tienen que amarlo de igual forma y que a pesar de que por ser un bebé requiere mucha atención, la atención para ellos (el segundo y el primero) no cambiará, que seguirás atendiendo sus logros, su aprendizaje, sus descubrimientos en el mundo. Hay que golpear ese sentimiento horrible con un gancho de amor. Demostrarle que todos son importantes, que cada actividad aunque haya hermanos menores o mayores es importante para ustedes, y crear una hermandad. Que el mayor aunque sea adolescente o preadolescente debe amar y compartir con su hermanito menor o bebé. Que no dejas de ser “cool” por cuidar o estar con tu hermano. Se deben crear los momentos de privacidad, pero que no se conviertan en una barrera familiar.
Estos detallitos, aunque no lo crean, afectan la psicología a cada ser humano. Afecta su comunicación con el mundo, su sinceridad, su amor por sí mismo, su comportamiento ante el mundo y sus situaciones. Debemos fomentar el crecimiento de nuestros niños saludablemente, y que se amen por quienes son. Que nunca aparenten por aceptación. Que sean personas independientes. Que no necesiten tanto de nosotros, sólo lo necesario, porque así creamos personas útiles para el mundo. La felicidad comienza por ti mismo, aprender a amarse tal como eres es un proceso largo y difícil en este mundo de complejos. Pero se puede lograr, eso te hace más feliz, más maduro pues no haces nada por nadie. No “jangueas” por aparentar “cool”, no bebes por ser el más adulto o por despecharte de un mal amor, no vistas de alguna manera para que te quieran. Sólo haz las cosas que te gustan y porque a ti te gustan y satisfacen. Así te conviertes en un ser único y especial. Tenemos que fomentar esta conducta porque mejorará la comunicación entre los seres humanos. No dejemos que ninguno de nuestros niños piense que es menos que otro por deslices en nuestra enseñanza.

Jorge Díaz

Descansa en Paz…

La muerte se acerca aunque uno no lo quiera
Es un paso inevitable, doloroso y necesario
Es el fin de un ciclo, el inicio de otro
Es acostumbrarse a no verte, a tu falta

Sólo le pido al señor que te cuide mucho
Que tus pecados perdone
Pues tus bondades superan
Cualquier cosa que pudieras haber hecho

¡Qué difícil es acostumbrarse a las pérdidas!
Somos tan egoístas que queremos todo para nosotros
No pensamos en que él está mejor ahora
Que su agonía acabó, y está descansando

Cuídanos desde arriba pues aquí nos quedamos
Vela que las cosas negativas se alejen
Pido por tu paz y descanso
Pido que estés tranquilo y muy bien

Descansa en paz que lo necesitas
Descansa en paz que te lo mereces
Descansa en paz que luego de los años
Descansaremos igual que tú ahora lo haces

Jorge Díaz

¿Quién?

Al Corazón, ¿quién le late?
Al poeta, ¿quién le escribe?
Al doctor, ¿quién lo sana?
Al orador, ¿quién le relata?

Al fotógrafo, ¿quién lo retrata?
Al cantante, ¿quién le canta?
Al amante, ¿quién lo ama?
Al calmante, ¿quién lo calma?

Al sueño, ¿quién lo duerme?
Al cariño, ¿quién lo quiere?
Al oído, ¿quién lo escucha?
Al viento, ¿quién lo sopla?

Al calor, ¿quién lo calienta?
Al temor, ¿quién le teme?
Al saber, ¿quién le enseña?
Al lápiz, ¿quién le escribe?

A la vida, ¿quién le vive?
A la paz, ¿quién la pacifica?
A la canción, ¿quién le canta?
A la pasión, ¿quién la apasiona?

Al sabor, ¿quién lo sazona?
Al beso, ¿quién lo besa?
Al mirar, ¿quién lo mira?
Al abrazo, ¿quién lo cobija?

Al pensar, ¿quién le piensa?
Al reflexionar, ¿quién le reflexiona?
Al agua, ¿quién le da de tomar?
Al dólar, ¿quién le ha de pagar?

A la razón, ¿quién le razón?
A la caricia, ¿quién la toca?
A la lluvia, ¿quién le llueve?
A la emoción, ¿quién la emociona?

Al cocinero, ¿quién le cocina?
Al tiempo, ¿quién le da tiempo?
Al justo, ¿quién le da justicia?
Al comienzo, ¿quién le empieza?

Jorge Díaz

Friday, February 01, 2008

Economía Vertical

Cada vez esto está más candente, más difícil. Por un lado, nos siguen subiendo todo, la comida, la gasolina, etc. Y por el otro, seguimos cobrando cada vez menos. Buscar trabajo en estos días es un trabajo casi utópico. Y eso me confunde porque el Gobierno cómo espera que el pueblo pague su visionario IVU si cada vez cobramos menos. Como va a haber “output” si no hay “input”. O acaso el Gobierno tiene acciones en “Warner Brothers” y piensa que el Tren Urbano nos trasladara de San Juan al callejón de Inglaterra dónde Harry Potter es millonario, y con una varita hacemos magia multiplicando el dinero.

Perdonen la ironía, pero es que llega a molestar la situación. Uno lucha como fiera por que le den una oportunidad en un empleo, para poder tener un sueldo muy por debajo de los estándares, y con milagros y ajustes pagar sus deudas y mantener al Gobierno. Pero las cosas siguen subiendo en costo, disminuyendo en calidad, y los patronos cada vez quieren pagarte menos y que hagas más. Para el colmo tras de que nos matamos trabajando para todo eso, nos toca vivir el dolor de ver como se despilfarra el dinero frente a nuestros rostros. Ver como a senadores les pagan para ir a discutir y no resolver nada. Ver como se remodelan oficinas con mil lujos y la casa de la gran mayoría de los puertorriqueños necesita mil cosas. ¿Con qué cara tú le dices a un pueblo que todo sube, si no le puedes decir que los sueldos también subirán?

Yo sé que hay aumentos mandatarios, pero ¿en vez de politiquear por qué no legislan aumentos para los sueldos de quienes los tienen ahí? ¿Por qué no proponen leyes que obliguen a los patronos a ser competitivos en las ofertas? Los novoprogresistas tanta unión, tanto Estados Unidos, y ¿por qué no hacen leyes que nuestros sueldos sean a los estándares americanos si tanto quieren que nos parezcamos a ellos? Las ayudas que necesitamos no es que nos den todo de gratis, no es vivir arregostados, la ayuda que necesitamos es que nos traten con igualdad, que si hacemos trabajo de 10 dólares nos paguen 10 dólares, no 5. Si incentivamos a la clase trabajadora, menos parásitos crearemos. Deben crear leyes para los independientes no para los dependientes que esperan el milagro que llueva dinero.

Tenemos que unirnos para solicitar un trato igual. Qué un Gobierno trabaje por nosotros, no por sus intereses personales. Trabajemos por nosotros mismos, no esperemos que ningún político venga con historietas de fantasía. Tengamos nuestros sueños de progreso y luchemos por realizarlos. Si nosotros no hacemos nada por nosotros, no esperemos que otro lo haga. Dejemos de ser parásitos y seamos productivos. Luchemos por que la balanza económica no se incline siempre en nuestra contra.

Jorge Díaz