Monday, October 20, 2008

Hay amores

Hay amores de plasticina
Que salen de noche
Y duermen de día

Hay amores de transparencia
Que verse sin disfraces
Es una gran ciencia

Hay amores de destrucción
Que un lindo beso
Es de mucha ficción

Hay amores de dependencia
Que uno necesita
Del otro la sentencia

Hay amores de pasadia
¡Qué bello es todo!
La luna de miel extendida

Hay amores de diccionario
Lo que dice la gente o la iglesia
Se vive a diario

Hay amores de pasión pura
Fuego y calor
Esa piel supura

Hay amores de magnetismo
Si éste aquí tiembla
El otro siente un sismo

Hay amores rosados
Que piensan que todo
Está organizado

Hay amores de sinceridad
No viven un segundo
Sin la pura verdad

Hay amores de carne y hueso
Que acertamos y erramos
Y nos arreglamos con simples besos

Hay amores reales
Que forjan, aman
Juntos y bien leales

Hay amores de verdad
Que regalan una flor
Al jardín de su mirar

Hay amores, muchos amores
De verdad y todos colores
Amores de gente
Amores ausentes, amores presentes
Amores llenos de golosinas
Amores que confundimos con proteínas
Amores blancos, negros y castaños
Amores ricos, amores tacaños
Amores de novela
Que sacan de mi barco las velas
Hay amores, muchos amores
Pero ninguno como el tuyo
Amor que siempre me hace suyo
Amor de amores

Jorge Díaz


Real

Como beso de una madre
Como un segundo que el corazón pare
Como un viaje de drogas
Como un veneno en lo que comas

Como un golpe a un atleta
Como un anciano en silla de ruedas
Como una flor entrega por amor
Como un doctor que cura un dolor

Como una bala quemando una piel
Como una madre recibiendo un clavel
Como un estudiante recibiendo un honor
Como un gatillero la muerte es su pasión

Como ver tú entorno en las mañanas
Como vaciar tu corazón de odios y faltas
Como robar lo que guarda una falda
Como atesorar un momento de paz y calma

Como comer cuando hay hambre
Como ver por los ojos de un violado
Como sentir el amor en las manos
Como suspirar por la vida que ha germinado

Como beber y emborracharse
Como perder el control y olvidarse
Como saber que hice mal
Como pedir perdón y aprender a olvidar

Como apuñalar a un ser humano
Como maltratar a un canino indefenso
Como prejuiciar al que es obeso
Como creerse más por ser cano

Como burlarse del semejante
Como agradecer al ayudante
Como ver por los ojos del amor
Como seducir al pétalo de una flor

Como comer con un menospreciado
Como darle la mano al desamparado
Como escribir vulgaridades
Como escribir las mejores verdades
Como pensar de la manera más fácil
Como pensar de la manera más complicada
Como lo es para el segundo un casi
Como lo es para trabajador su cama

Como es para el papel la tinta
Como lo es para el criminal la mentira
Como es para el inocente la pista
Como es el abuso para el machista

Como lo es para el maltratante sus puños
Como lo es para las víctimas los atajos
Como es para soga sus nudos
Como lo es para el alto los bajos

La realidad no la confundan
La vida es realidad
La televisión no es vida
La perdición está en creer en la televisión
La falla está si nos llevamos por la perdición

La vida es más allá de maquillajes
Más que cámaras y televisores
Más que cine y actrices
Más allá que actores

Real es la cara bajo el maquillaje
Real es la personalidad de los actores
Real es saber que sólo actúan
Real es saber que a ellos no se emulan

Jorge Díaz

Sin ti

Sin ti no hay rimas escribiendo
No hay dulces momentos
La vida es como un cuento
No es real, no estoy contento

Sin ti no hay días ni noches
No hay canciones, ni melodías
De felicidad no hay derroche
¿Dónde está esa sonrisa que me iluminaba?

Sin ti eterna es la labor
Sin ti no tengo un sol
Sin ti nada brilla
Pues tú de todo tienes la energía

Sin ti todo es aburrido
Desde un ‘jangueo’
Hasta un ruido
Nada compara
A cuando estaba contigo

Sin ti no hay pasión
No hay corazón
Sin ti el oxígeno no funcionó
Hasta el reloj se paró

Sin ti no camina el tiempo
Cogió vacaciones el perro
Tu sombra todavía la veo
Cuando por donde pasaste veo

Sin ti no encuentro el espejo
Pues como no estás me dejó sólo
El carro ansía tu perfume oler
Y mis manos ansían volverte a ver

Sin ti, pero estoy loco
¿Cómo no voy a tenerte?
Si eres mi amor, mi todo
Es hora de levantarme
Para volver a llamarte, escucharte

Sin ti un segundo es una vida
Un sueño, una eternidad
Estar sin ti me recuerda
Que eres parte de mi felicidad
Necesitarte no es cursi
Ni mucho menos posesivo
Es la reacción natural
A un amor extensivo
Tengo fe como te dije
De convertir esta lejanía
En una diaria cercanía
De decirte en las mañanas
Como en las noches,
Te amo, mi niña buena…

Jorge Díaz

Ghetto

Andamos sin camisa
Para un ‘look’ homicida
Mostrando las marcas
De lo duro de la vida

También tenemos tatuajes
Como reses de un rebaño
Muestran a quien perteneces
O a quien hemos hecho daño

Te miramos mal
Es parte de esto
Para hacerlo real
Para hacerlo fuerte, recto

Abusamos de los débiles
Torturamos a los buenos
Pues frustran nuestras intensiones
De las cosas como las vemos

No me mires así, tú también eres parte
Tú me negaste entrada, a un lado me echaste
Por eso te odio, te insulto y te denigro
A ti que me empujaste a este precipicio

Somos los maleantes, somos el ghetto
Tenemos todos la necesidad del dinero
Sólo que lo buscamos de otra manera
Drogas y matanzas, que la sangre llueva

Estamos mal de la mente, pero hay corazón
Corazón del verdadero, el que tu orgullo pisó
Velamos por la justicia desde nuestro ojo visor
Velamos por los nuestros así dice la canción

Cuidamos de los ancianos, eso tú no lo haces
Velamos por los niños que tengan un buen parque
Eres tan ignorante que a un pobre no escuchas
Tu ego te ha cegado como a mí la ira

Nado entre muertos, drogas y suciedad
Busco que mis hijos no sufran necesidad
Pero por ser esto negocio, hay ansiedad
Aquel quiere lo mío, sin importar cuántos morirán

La noche me acompaña fielmente
Sigo sin camisa para que me vea la gente
Soy malo, sí lo acepto
Maté a alguien, mi orgullo fue mi pretexto

Soy culpable de mis actos
Fumo como demente
Vendo drogas a diario
Mato al que me vio
Tanto como al adversario
Contribuyo a que decaiga
El mundo regalado
Espero que Dios paz traiga
Pues sigo con mi guerra absurda
Soy el maleante, sin camisa
Tatuado con un perdón madre
Que a mi conciencia no ayuda
Que a mi paz no contribuye
Sólo me hace verme enfermo
Sólo me hace sentirme enfermo
Enfermo de eso que llamas ghetto
Para marginarme con tus pretextos
Tus excusas infundadas
Si sabes que al igual que yo
A la guerra te lanzas

Andamos sin camisa
Para un ‘look’ homicida
Mostrando las marcas
De lo duro de la vida

Vida que escogimos
Vida que destruimos
Vida que se ahoga
Vida que se droga
Vida que le está llegando su hora…

Jorge Díaz