Thursday, May 07, 2009

Un Grito de desesperación

Por qué siempre caigo rendida
Si sé que tienen veneno tus labios
Por qué creo tus mentiras
Si son la mejor frialdad del frío

Por qué entiendo tus excusas
Será acaso que te ayudo ha inventarlas
Por qué ácidas son mis lluvias
Y no encuentro el sol ni las palmas

Por qué nado en tu río de falsedad
Sin hay afuera un mar de verdad
Por qué como de tu miseria
Si afuera hay un menú variado y sin histeria

Por qué lucho contra mí misma
Si debería aliarme a mí contra ti
Por qué ya no me salen las risas
Y a llorar me convoca la vida

Por qué grito desesperadamente
¡Qué necesito!, ¿Lo sabré realmente?
Por qué creo que eres tú la medicina
Será que nublas mis ojos como una de las “ina”

Por qué encuentro excusas en mi debilidad
Y no puedo virtualmente echarte al zafacón
Por qué no te cargo hasta el punto de no regresar
Y te saco para siempre de mi corazón

Por qué temo alejarme de tí
Acaso, ¿contigo nací?
Por qué tengo esta necesidad
Acaso, ¿me traes felicidad?

Por qué grito ayer, por qué grito hoy
Si eres mi medicina, ¿por qué dudo?
Por qué grito desesperadamente
Si fueras bueno para mi no dudaría de seguro

Por qué grito desesperadamente
Ya sé, porque no eres necesario
Por qué grito desesperadamente
Porque necesito ya salir de tu calvario
Por qué grito desesperadamente
Porque necesito amarme
Por qué grito desesperadamente
Porque necesito atenderme
Por qué grito desesperadamente
Porque sin ti mi corazón florece
Por qué grito desesperadamente
Porque la solución es fuerte, fuerte
Por qué grito desesperadamente
Porque para amarte, tienes que amarme

Jorge Díaz

Veneno

Sabroso jugoso, como una droga
El ser humano abre la boca
Es adictivo como el juego
Necesario como el dinero

Caminamos para adelante
Hablamos hacia detrás
Siempre encontramos un momento
Para del otro mal hablar

Un manjar de palabras
Más que soeces suelen ser
Un veneno jugoso
Para tu paz corromper

Necesidad inculcada
Pues hasta en las parejas lo vemos
Insultos a granel, del amor escasez
Solo ese veneno queremos tener

Lo disfrutamos más que la felicidad
Lo gozamos más que un éxito
Es de la maldad el orgasmo
Es de la crueldad el pacto

Cada oportunidad que tenemos
Llenamos nuestra alma de veneno
Cada momento inoportuno
Destruimos lo más que podemos

Hablamos de mas a propósito
Decimos lo que hiere y lo sabemos
Nos armamos de insultos
Para dirigirnos a nuestros compañeros

Sea nuestra pareja, o el vecino
A nuestros padres o hermanos
Familiares o amigos
A todos envenenamos

Deténganse un segundo
Piensen en lo que dirás
Para que hacer daño
Para que golpear sin piedad
Por que ser cobarde u agredir
Porque extasiarnos de venenos
Porque necesitamos pedir
Al Diablo armamentos

Si envenenamos al ser humano
Nos envenenamos a la larga
No es el ahora, no el mañana
Serán nuestros hijos que sufrirán la carga

No envenenes tu alma
No envenenes mi alma
No llenes de crueldad
Lo que nació para amar

Jorge Díaz

Confusiones

Nacimos para amar
Pero nos apasiona odiar
Respiramos oxígeno
Pero usamos el monóxido

La naturaleza nace y nace
Mientras la matamos y matamos
Nos enseñan algo en la clase
Mientras en la calle lo contrario hacemos

Juramentamos decir la verdad
Pero defendemos las mentiras
Nos hacen por amor
Y algunos nos tiran al zafacón

Nos emparejamos por amor
Sólo algunos lo saben mantener
La mentira te hace caer
No sé por qué esa maldita debió de nacer

Si nacemos llenos de amor
Por qué lo guardamos en un cajón
Si podemos decir palabras bonitas
Por qué los insultos nos incitan

Si somos humanos
Por qué a ser animales nos movemos
Si nacemos de un momento de amor y pasión
Por qué golpeándonos nos entretenemos

La vida es para aprender
Y nos ahogamos en los mismos errores
Tu papá golpea, tú golpeas
Tu hijo, ¿por qué tiene que golpear?

La vida no es confusa
Nosotros la confundimos
La vida es sencilla
Nosotros la complicamos

Jorge Díaz